Día 13. ¡Tocaron el timbre!

Todo un acontecimiento. El vecino tocó el timbre. Me di cuenta que es la primera vez en 13 días que alguien lo toca. ¿No es una maravilla? Y supongo que cuando regrese con las compras tocará de vuelta… No le voy a responder enseguida para escucharlo otra vez!
Le pregunté a mi vecina si podría ayudarme con las compras y como ella trabaja mucho ¡es enfermera! me mandó al hijo. Maravilloso. Las cosas que está haciendo el virus este!

Cumpleaños de mi nieto mayor! 15 años! no es porque yo lo diga, pero es inteligente, bellísimo, una persona sana, buen compañero, estudioso, buen hijo, buen nieto… y les repito no es porque sea mi nieto.

Hoy estuve un poquito mas de una hora con una amiga, profesora muy valorada por mi, muy calificada tratando de ayudar con la plataforma Moodle. Me encantó. Me sentí útil… Es maravilloso poder ayudar.

Por fin… encontré una blogger que escribe alertando, sin alarmar! Además claramente la mirada es desde y hacia Europa. Otra cosa..Siempre miramos todos desde el fin del mundo: Va el link https://perogrullas.com/2020/03/28/cambiemos-el-final-para-no-morir-en-el-intento/

Ayer a la noche mientras me preparaba para dormir, ya con la luz apagada, escuché el zumbido de un mosquito. En mi depto, por su ubicación, es infrecuente, pero no raro. Sin embargo en ese momento entré en un “pequeño” estado de alarma:¡dos epidemias juntas, no por favor! Inmediatamente pensé que el mosquito portaba el dengue, dos segundos más tarde, tenía dengue y coronavirus! Con el coronavirus tengo el aislamiento como defensa (relativa) pero el mosquito entra a mi casa, en mi dormitorio…Repelente y todo eso…

Hoy empezó a circular telefónicamente la preocupación sobre el dinero…Mi hijo me llamó preguntando: Vos tenes, viejo? También mi amiga me preguntó como me arreglo con el dinero y promediando la tarde – seguramente por la proximidad de fin de mes- apareció la llamada de un compañero tratando de no transmitirme su angustia: vive de alquileres -tampoco puedo decir que tira la plata- y empieza a pensar si le van a pagar o no, si sus inquilinos tendrán el dinero… etc.
En la radio comencé a prestar atención a los análisis de los economistas sobre la diferencia entre esta crisis y la del 2000, en las penurias de los que menos tienen y no encuentran ingresos… etc. etc. Estamos juntando la biología con la economía. Ambas llegan al estómago, órgano que indudablemente calibra el humor social.

Acerca de Jorge Apel

Me gusta compartir, temo el ridículo. Perfección es mi peor enemigo y Curiosidad mi mejor aliado
Esta entrada fue publicada en - y etiquetada . Guarda el enlace permanente.